domingo, 13 de marzo de 2011

Big in Brasil, pt2

Y como lo prometido es deuda, por mas que no les importe demasiado continuo con mi vida y obra en el país tropical mas cercano que tenemos.
Si, boludo, hablo de Brasil.
La última vez que hablamos me quede en Canasvieiras...
Al día siguiente a las 8 de la mañana, sin guía que nos lleve y sin colectivero que nos detenga fuimos a la parada en el medio de la ruta, donde un señor qe vendía queijo nos dio fuego, nos subimos a un bondi y fuimos a recorrer el mundo. Cuestión que los bondis alla son, definitivamente, otra cosa. Ni monedita ni subte, hay un tipo que te cobra. Colectivos impecables si los hay eh.
Primera playa floripeña del día: Praia Brava. Como dato turistico les cuento que esta playa recibe su nombre debido al oleaje, y suelen haber sufristas. Para nuestra fortuna ese día no había... pero si mina que vendía bikinis muy bonitas y una de mis camaradas de viaje le regateo para que nos dejara a 2x25R. Habremos estado ahi hasta las 3 de la tarde. El agua cristalina como yo esperaba en mis mas tropicales fantasías por lo que me di el gusto de nadar cual delfín a pesar que la corriente medio me llevaba. Con choripan almorzado, nos dirigimos a al segunda y (por condiciones climaticas) última playa del día, Lagoinha. Opuesta a Praia Brava, salvo por el agua cristalina. Una pequeña pileta oceanica con un paisaje de la puta madre. Obvio que vivi mi estadía en medio acuatico y solo sali para abastecerme de liquidos.
La noche de ese día, como muchas otras, paso sin pena ni gloria, principalmente porque al otro día teníamos que partir para la primera excursión con empresa: Bombas y Bombinhas.


Bombas y Bombinhas era la excursion que yo mas esperaba, y teniendo en cuenta mi fascinacion con el agua tropical y esas boludeces es entendible. Se encuentran dentro del continente en la parte mas al norte, y Bombinhas también es conocida como la Costa Esmeralda por el color del agua y la calidad de las playas. Pero como verán a continuación no fue todo felicidad tropical. La excursión ya empezó medio para el culo tomando en cuenta que el coordinador era un goma total, mas empecinado con que vayamos a comer al restaurante con el que tenía acuerdo que con que disfrutaramos de la playa y cada dos por tres te rompía las pelotas con que fueras a comer temprano. Mi respuesta fue sencilla: "no, no voy a comer, me quedo haciendo snorkel (puto)".
La playa en si excelente, pero sobre todo los lugares mas alejados, para llegar a la parte linda hay que caminar pero lo vale con creces. Para el que quiera ver pececitos va a estar encantadisimo, porque el agua esta llena de ellos y de cangrejos O_o. También es un agua muy tranquila, por lo que aproveche para irme nadando hasta la loma d'el Ojjet y volver. Aunque cuando volví agarre por las piedras erroneas y quede barada ahi un bueeeeen rato hasta que con el uso de mis piernas y brazos en conjunto (que quedaron hechos mierda sangrentosa) salí triunfante.
Después de unas horas siendo feliz, me llevaron a 4 Ilhas... una de las playas mas cadorchas sin duda alguna, sin nada en particular para comentar y como unica anecdota memorable fue cuando las chicas intentaron enterrarme en la arena... mientras yo estaba parada. Llegaron hasta las rodillas igual! Y ahi comenzó el diluvio universal, bajo el cual caminamos unas 10 cuadras hasta llegar al lugar donde el micro nos iba a venir a buscar. El micro tardo como 1 hora mas. El viaje devuelta a Canasvieiras duro 3hs. De las cuales dormí 2.

En la proxima concluyo mis anécdotas Brasileñas con mis aventuras en Guarda do Embau y Campeche. No creo que mis días de no excursión les interesen demasiado, asi que se los resumo asi.
Entre día de excursión y día de excursión me iba por mi lado y la pasaba en la playa leyendo algún librin, comiendo choripan y tomando mi bebida de preferencia de la que ya hable en una entrega anterior. Cada tanto necesito estar sola, con tiempo para mi y mi cabeza.

Un libro que me lei fue Siddhartha de Herman Hesse, un libro que no solo me gusto mucho sino que también hizo tanto eco de cosas que yo ya pensaba como reflexión ante ideas nuevas, dificiles de procesar, pero mas que bienvenidas. Días de mucha paz, de caminar por la arena y de desear quedarme ahí por tiempo indefinido dejando los problemas y la mala onda en Buenos Aires, sin su caos y los fantasmas que acarrea. Para alguien que vive a tranqui, 120. En donde un cachito de la eternidad no me habría venido para nada de sobra =D

Los dejo y en la proxima se los concluyo pipines.
Son las 3.30 am y la muela del juicio me está matando. Ely los ama... pero tampoco zarpado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada