jueves, 23 de junio de 2011

ANXIETY

Lo quiero porque no lo tengo, lo quiero porque alguien más lo podría llegar a tener, lo quiero con desesperación antes de que alguien mas lo tenga, lo quiero rápido porque puede que mañana ya no este, lo quiero porque si lo obtengo me va a subir la adrenalina por el techo, lo quiero en este momento mas que a cualquier otra cosa, lo quiero tanto que casi lo necesito, y si lo necesito tanto mientras no lo tenga voy a sentir la falta. Lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero... No se porque lo quiero, pero ahora que lo quiero no puedo pensar en otra cosa hasta que lo obtenga. No se para que lo quiero porque estoy muy ocupada en conseguirlo como para ponerme a pensar en esas cosas.
Que es lo que quiero?
No tengo la mas puta idea.
Pero lo quiero YA!.

Mas o menos asi funcan mis caprichos. Porque la palabra es capricho, un capricho patologico pero capricho al fin de cuentas. Y antes de que vos, querido lector, empieces a juzgar la crianza que me dio mi señora madre, te cuento que no, que esto no deriva tanto de que cuando era piba conseguía todo lo que quería al toque. Era un infierno querer un juguete cuando era piba. Desde el momento en que empezaba a desearlo hasta el momento en que finalmente ibamos a la juguetería a comprarlo yo me atormentaba una y otra vez pensando que algo iba a pasar y que cuando yo lo fuera a buscar ya no iba a estar. Ya se, un psicologo se haría una fiesta conmigo, de hecho ya se la hicieron, y pagar años de terapia no me ayudo demasiado con mi trastorno de ansiedad generalizado.
Pero también había y sigue existiendo una contrapartida con todo esto, entre mas ansiosa me ponía y entre mas me angustiaba por conseguir algo, mas adrenalina me corría por las venas cuando lo obtenía. Mas que orgasmico diría yo. Me sigue pasando, cada tanto se me mete ALGO en la cabeza que me genera niveles insospechados de ansiedad y trastornos gastrointestinales. No tanto un parcial o un asunto serio. Boludeces como enterarme de que hay un recital y que no compre las entradas aún, X chabón, comprar X boludez, llegar a X lado. Bien impotente lo mío. Y es todo por la adrenalina, por la PUTA adrenalina. Porque mierda se piensan que voy al parque de la costa tan seguido? porque en el fondo tengo fantasías con cara de barro lustrandome el tobillo? porque me gusta ver el Delta? NO INFELIZ. Es porque ME ENCANTA la sensación de miedo antes de subirme a un juego,  y sentir ese efecto adictivo de libertad y adrenalina que se te sube a la cabeza y te hiperactiviza los nervios cuando empezás a caer! Y el corazón te late a todo lo que da!



Y ALGUN DÍA ESO ME VA A MATAR.

he dicho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada