jueves, 28 de julio de 2011

Descalificando la descalificación.

"Entre enamorados y resentidos me llenan el inicio de facebook con pelotudeces"

Es una constante en el genero femenino, caracterizado por su tendencia compulsiva a criticar y escupir veneno, el descuartizar a la personalidad del chabon que te dejo/no te dio bola/te cago/te escupió el asado. Una conducta casi automatica y siniestra que defenestra a esa persona por la cual días (o incluso horas) atrás nos hacíamos pis. La arruina verbalmente, la asesina con una lengua de acero. No son cortes limpios, no, no, nunca nos limitamos al "es un pelotudo". Tenemos que ir mas allá, tenemos que darle vuelta la psiquis y marcar paso por paso todo lo que esta mal en ese ser humano. Tenemos que rebajarlo a los estratos mas bajos de la moral humana. Y nos agarramos de las evidencias mas locas y poco observables para validar nuestras teorías.

"No viste que la madre lo llama todos los días? Tienen una relación enfermiza, siempre va a ser un nene de mama, un dependiente".
"A todas las minas les hace lo mismo, es un hijo de puta, en el fondo es un inseguro."
"Es un enfermo, no sabe lo que quiere, nunca va a ser feliz un tipo así, me escuchaste, nunca va a ser feliz"
"Seguro es puto".

La lista sin duda es larga, y sin duda es hipocrita. Si fuera tan malo, tan garca, tan enfermo no le habrías dado bola desde el vamos. Si lo era y aún así te lo bancaste, entonces la enferma sos vos. Si lo era pero lo disimulo bien al principio, entonces lo hubieras mandado a la mierda cuando te diste cuenta. Si no lo hiciste porque estabas enamorada, entonces calavera no chilla.
Pero no hiciste ninguna de estas, amiga, sabes porque? Porque el chabon te cabía con todos esos defectos. No te molesta que sea un enfermo, garca, chorro, misogino o posible puto. Te molesta que te haya dejado/cagado/olvidado. Pero por algún motivo pensamos que para dejar ir tenemos que romper y descuartizar, y devalorar; cuando tristemente en tu cabeza pasa lo opuesto.
Te hace sentir mejor? obvio que no te hace sentir mejor, si te hiciera sentir mejor no tendrías la necesidad compulsiva de contarselo hasta al verdulero que te pregunto como andabas cuando te cobraba el kilo de papas. Pero no vas a parar hasta no haber volcado todo lo mal que te sentís a algún defecto del chabon. Culpalo, culpalo mucho. Sigue siendo completamente inútil.

Y esto también es mea culpa eh, es el día de hoy y yo al Chongo Legendario cada tanto lo sigo puteando y no tan en silencio. Mas alla de mi anestecia emocional generalizada, cada tanto se me despierta una chispa de rencor nunca extinto.

Aparte acuerdensen, que no importa cuando lo odies, lo despellejes, lo critiques, lo analices, lo entierres... el está bastante feliz sin vos. Bueno, por lo menos mas que con vos, sino no te habría dejado.

Dejemos ir. Se vive mejor asi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada