martes, 23 de agosto de 2011

Good morning ely.

 Me levanto. Me levanto en hora. Pienso que me va a sobrar el tiempo para desayunar como una persona normal y para arreglarme de la manera que corresponde antes de empezar el día laborar. Hasta podría abrir las ventanas y cantarle a los pajaritos como en las peliculas de Disney. Hay un problema en esta ecuación: No soy una princesa de Disney y no soy una persona mañanera. Entonces sigo durmiendo unos 20 minutos mas. Se vuelven 29 minutos mas. Me levanto, me baño y me voy. Por ahí no desayune, y si no me quedo planchado el pelo de anoche, ni en pedo me lo plancho. Serían 20 minutos de sueño perdidos. Salgo exactamente X:21 de casa, ya que el tren pasa X:30 (si es que llega puntual), me excita el peligro de saber que quizás no llego. Y si me hago la loca, salgo X:23. Para ese entonces ya me arrepiento de no haberme levantado antes, y me avergüenzo un poco de las ojeras que porto. Pienso que todo el tren, todo el vagón, me va a estar mirando, directamente a la cara, de tantas ojeras que tengo en ese momento. "No importa, me arreglo en el tren" pienso ingenuamente pero nunca pasa porque palmo antes de llegar a Pueyrredon.
 No me gusta cuando descubro que alguien me esta mirando, lo miro, hago contacto visual y me sigue mirando. Automaticamente corto el contacto visual porque pienso que de continuarlo va a pensar que le tengo onda. Una persona que continua mirandote después de que le hayas hecho un contacto visual para advertirle de que estas al tanto de su atrevimiento, es una persona que se anima a todo y no le importa nada.  
  Me despierto en retiro un poco antes de llegar al andén, pero como estoy con los ojos entre cerrados siempre hay alguno que me despierta de buena onda que son. Pero yo odio que me despierten, asi que muy en el fondo me llenan de furia. Se me pasa. Me tomo el bondi. El bondi es extraño, cuando llega a Cordoba se queda parado en una parada un rato largo, largo. Nadie se sube, nadie se baja, pero el bondi permanece detenido. Me enferma y no lo entiendo.
Bajo del bondi, entro al laburo. Lo mejor del laburo es almorzar ahí. Lastima que sale caro el delivery en el centro. Me convenzo diciendo "una vez por semana no sale tanto". Terminan siendo 4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario